La playa de Ginestre tiene un lecho marino de arena blanca y gruesa. Frente a la orilla se encuentra una roca plana llamada Peppino, a la cual llega nadando fácilmente.