La playa de Cala Sinzias, al sur de la isla, está en el Municipio de Castiadas, con 13 km de bonitas playas rodeadas de vegetación, de las más bonitas de la Cerdeña.
 
Esta cala, rodeada de densa vegetación mediterránea, muestra su encanto sobre un bosque de eucaliptos, protegido por un monte que ofrece una vista panorámica del espectacular horizonte turquesa.
La arena fina y blanca de la costa y el fondo inclinado la hacen muy adecuada para grandes y pequeños. El mar, con sus aguas color esmeralda, cristalinas y puras, fue denominado por Schooner como no de los más claros de la Cerdeña virgen.
 
Es un famoso destino turístico, y ofrece Castiadas cerca de otro paisaje único como es la playa de San Justo, conocido por la "roca de Peppino", y la Cala Sant Elmo, de colores deslumbrantes.
A los pies del pueblo está el parque de los Siete Hermanos, un bosque de vegetación básicamente mediterránea, que se alterna con robles seculares y árboles de roble, con fauna de liebres, ciervos y jabalíes.