Según las revistas más prestigiosas está entre las playas más bonitas del Mediterráneo. San Pietro es una amplia extensión de más de 3 km de arena dorada bañada por un mar verde esmeralda de transparencia cristalina, en un oasis natural virgen.