La playa de Piscina Rei tiene un lecho marino de arena fina y blanca, con rocas que forman pequeñas piscinas naturales junto al mar. Sus aguas poco profundas permiten que los niños jueguen tranquilamente en el agua. En la parte posterior de la playa hay una sere de dunas bajas y un estanque rodeado de cañas.