Una extensión de arena blanca, fina y muy suave, protegida por dunas cubiertas de enebros. Así es Porto Zafferano (o cala Zafferano), una estupenda playa en el municipio de Teulada, ubicada en una zona con un polígono militar. Por esto, solo es accesible por mar, en julio y agosto y sin poder desembarcar, o bien participando en una excursión con guía desde Tuerredda y Porto Tramatzu, otros dos encantadores paraísos terrestres que, junto a Is Arenas Biancas - parte meridional de la playa de Porto Pino -, son los símbolos de Teulada.

Es posible que nunca antes hayas visto una playa de arena tan bonita como Porto Zafferano: un amplio arco de granos blanquísimos y finos con pálidos reflejos de color rosa en la orilla, debidos a los fragmentos de conchas traídos por las olas. Se asoma a un mar extraordinariamente transparente cuyo fondo es poco profundo por un largo tramo, mientras que sus arrecifes, perfectamente visibles incluso cuando la profundidad aumenta, dan al agua una infinidad de matices, desde el verde esmeralda hasta el azul turquesa.

Al este, en un alto promontorio, se alza la torre de Porto Scudo, mientras que al oeste la playa termina entre escollos. Un paisaje sugestivo donde detrás de la playa se alzan espectaculares dunas recubiertas de exuberante maquia mediterránea. La silueta de las montañas cercanas le da un aspecto tropical: por el lado que queda hacia al cabo de Teulada, parecen una mujer que duerme; mientras que, en el lado opuesto, se abre un valle suave y amplio. El silencio y la tranquilidad del lugar contribuyen a crear esa sensación de maravilla que se siente en ella.

Un pequeño puerto permite que las barcas y las lanchas amarren cerca de la playa. Tus fotos de Porto Zafferano serán el recuerdo imborrable de un paisaje increíble.