El pueblo de Teulada se encuentra en la zona suroccidental de Cerdeña. Ubicado en la espléndida Costa del Sur, debe su nombre a las maravillosas playas y el mar cristalino. Rodeado por un paisaje salvaje e intacto, conserva trazos y escenarios con sorpresas. Su costa alterna largos litorales de costas ásperas y accidentadas y se caracteriza por el espléndido Capo Malfatano que abarca un amplio sector de costa hasta llegar a Capo Teulada, su punta extrema. Además, Teulada ofrece al visitante bonitos panoramas desde la altura con el bosque de Gutturu Mannu y el monte Punta Sebera. El nombre Teulada proviene del latín "tegula" y refleja la gran producción de terracota en la zona. La zona fue habitada antiguamente por poblaciones autóctonas, como muestra la presencia de una veintena de monumentos nuágicos y numerosos hallazgos arqueológicos en el interior de la gruta del Monte Sa Cona, utilizada por los prenurágicos como lugar de cementerio que ha devuelto fragmentos cerámicos referentes a la cultura de Bonnanaro. Los fenicios y los púnicos utilizaban las costas de Teulada desdela edad de hierro. Entre los asentamientos importantes, destaca el de Malfatano, donde permanecen los restos del tophet púnico en el islote delante de la playa de Tuerredda, el sumergido Puerto de Melqart y, cerca de la playa de Piscinnì, una antigua cueva púnica. En el periodo romano surgió la ciudad de Tegula cerca de la costa, en el territorio denominado Sant'Isidoro. El centro se encuentra a lo largo de la vía de comunicación que conecta Karalis con Sulci. El pueblo constituido a lo largo de la costa se ubicó definitivamente hacia el interior debido a los continuos ataques de los sarracenos que tornaban las costas. Durante el Medioevo el pueblo se anexa a la curatoría de Sulcis y entra a formar parte del Giudicato de Cagliari.

Provista de un territorio de notable belleza, Teulada merece ciertamente una visita por sus espléndidas playas de Tuerredda y Portu Tramatzu. Para los aficionados del deporte naútico, hace algunos años se ha remodelado el puerto turístico que aloja hasta 133 barcos de hasta treinta metros. Por sus pequeñas dimensiones, destacan el puerto Budello con las típicas embarcaciones de pescadores y la dársena de Capo Malfatano. Desde el punto de vista medioambiental se pueden realizar bonitas excursiones en la zona del bosque de Gutturu Mannu rica en endemismos, de árboles seculares de encinas y alcornoques y de una mancha mediterránea de perfumes y colores abundantes. La zona montañosa tiene grutas que pueden visitarse con guías del Speleo Club de Teulada. El centro poblado muestra una serie de escaleras estrechas que llegan a antiguo centro histórico y otras en línea recta. Es de gran interés en el centro de Teulada la iglesia parroquial de la Virgen del Carmelo edificada a mediados del 1600. presenta una fachada sobria de formas neoclásicas y conserva en su interior interesantes decoraciones en mármol. La iglesia de San Francisco, de marca gótica tardía, conserva un aula cubierta de líneas cerchas y tiene una fachada muy simple con campanario de vela. En los campos surge la pequeña iglesia de Sant'Isidoro, en el lugar en el que se debía encontrar el primer asentamiento de la Teulada antigua. Delante de la iglesia parroquial está la casa del barón de los Sanjust, feudatarios de Teulada, hoy utilizada para la instalación de muestras temporales. Las tradiciones son muy escuchadas: la artesanía se separaa de la textilería, con tapices y tapetes, trabajados en corcho, piel y cerámica. Además, se practica el bordado desde tiempos antiguos y un punto particular toma el nombre de "punto Teulada" ya que fue inventado aquí. Muy famoso por su particularidad y tipicidad respecto a las demás costumbres de la tradición sarda es el vestido masculino de Teulada, que refleja una fuerte influencia ibérica. El vestido está compuesto por un sombrero gris de largas alas, por una chaqueta modelo boleto y por una camisa con cuello largo y cuello de tela de lino. Las "bragas" (pantalones), son amplios y llegan a mitad de la pantorrilla. En el cinturón de cuero se encuentra un amuleto llamado "sa punga a giunchiglia" empleado con el mal de ojo. Se observan las fiestas religiosas que cuentan con gran participación de la población. A finales de junio se celebra San Juan Bautista con el rito de "is goppais e is gommais de froris" (los padrinos y las madrinas de flores) y el encendido de "su fogaroni" (la fogata). En julio se celebra a la patrona de la Virgen del Carmelo y en agosto se desarrolla la fiesta en honor a Sant'Isidoro patrono de los agricultores. La pequeña estatua del santo es llevada en procesos hasta la pequeña iglesia campestre seguida por numerosos grupos en vestidos que provienen de toda la isla. Este evento de verano reúne a muchos turistas. En agosto se realiza en el amplio jardín de la casa del barón la fiesta del pan y del queso. Las señoras mayores del pueblo aún en vestidos típicos de la tradición elaboran la masa para el pan que luego es puesto a cocer en el horno de leña y ofrecido a los turistas. Un importante evento ahora a nivel internaciona es el encuentro internacional de "Escultura y piedra" que cada año cuenta con una gran participación de artistas procedentes de todo el mundo.