Conocida también como White Sands, la playa tiene una extensión destcada, con suaves colinas de arena que alcanzan los 30 metros. Entre una colina y la otra, en un paseo hasta la costa, disfruta del azul y turquesa con impresionantes vistas. Oasis de la mancha mediterránea, se interrumpe con el blanco y toques de vegetación fresca, y los arbustos de romero azotado por el viento esparcen su aroma. Cerca está la gran laguna de Is Brebeis, con muchos flmencos y aves migratorias, junto al martín pescador o la garza. Las aguas frescas y dominadas por las corrientes es de una profundidad gradual.
Las puestas de sol intensas, los largos paseos y el paisaje natural de los alrededores lo convierten en un paraíso. Un lugar que será uno de tus recuerdos más preciados.