La playa de Porto Botte tiene un lecho marino de arena gruesa mezclada con fragmentos de conchas. Un estanque próximo es el lugar ideal para contemplar flamencos y otras aves acuáticas migratorias.