Se encuentra en la localidad de Marina di Cugnana, en el municipio de Olbia. La playa se caracteriza por la presencia de piedras y guijarros. Es pequeña, pero sus aguas cristalinas y la preciosa vegetación mediterránea que la rodea la convierten en un paraíso de belleza absoluta.