Sluky surgía en el lugar del actual Sant'Antioco, en la isla del mismo nombre. Los restos del asentamiento arcaico están formados por una superposición de ambientes rectangulares y cuadrangulares, según un esquema ortogonal simple. El asentamiento de Sulky fue penalizado por la conquista cartaginense de la isla, incluso si, desde el siglo IV a.C., son muchos los restos de la época púnica que atestan el restablecimiento económico y el renovado papel de capital de una región amplia y densamente poblada. En el siglo IV a.C., tiene lugar el desarrollo de la muralla fortificada, completada con algunas torres, una puerta y un vestíbulo con dos leones monumentales y una especie de fortificación ubicada en la zona del tofet. Éste, situado en el extremo septentrional del pueblo, en la localidad Guardia de Pingiadas, constituye uno de los elementos de continuidad de vida más significativo de la historia de la antigua colonia. De hecho, la primera instalación del santuario se relaciona con el primer periodo de vida del asentamiento, con el retorno de objetos de derivación nurágica, síntoma de una intergración pacífica del pueblo levantino con la población local. La necrópolis púnica de Sulky es, actualmente, una de las más importantes del Mediterráneo, con un amplio número de tumbas (aproximadamente 1500), cuya cronología va desde los primeros años del siglo V hasta finales del siglo III a.C. La necrópolis fue ampliamente reutilizada en la época romana.

De la fase republicana, son un templo y un monumento conocido con el nombre de "Sia Presonedda": un pequeño mausoleo de estructura piramidal, en grandes bloques cuadrados, del siglo II a.C.

El giro en la historia urbanística de Sulci se sitúa en el paso de la fase republicana a la fase imperial y, en particular, el momento (probablemente entorno al año 48 d.C.) en el que Sulci adquirió el rango de "municipium" y sus ciudadanos fueron inscritos en la tribu Qurina.

La excavación del área del Croniacario ha sacado a la luz dos aislados de casas fabricadas en el siglo I d.C. y abandonadas, aproximadamente, un siglo después. El foro de la ciudad debía localizarse en Su Narboni. En 1984, fueron identificados los restos del anfiteatro del siglo II d.C.