La isla de Sant'Antioco es la más grande de las islas más pequeñas que hay en Cerdeña. Está conectada a tierra firme a través de un istmo que probablemente fue construido por cartagineses, y posteriormente mejoraron los romanos. Sus costas son irregulares en la zona sur, con altos acantilados de roca oscura traquítica. Las zonas más arenosas están al norte. Los dos centros habitados más importantes son Calasetta, que dispone de un puerto turístico bien equipado, y Sant'Antioco, con varios servicios e importantes centros arqueológicos e histórico-artísticos. La playa de Maladroxia es ideal para aquellos visitantes que quieren disfrutar de aguas cristalinas, con un lecho marino poco profundo de arena fina gris, rodeado todo ello de rocas y acantilados. El paisaje está dominado por la costa este del Golfo de Palmas. En la parte posterior de la playa está la localidad turística que lleva su mismo nombre, así como una colina coronada por el nuraga S'Ega de Marteddu. Es una zona de viento, por lo que es un destino ideal para surfistas, y es muy conocida entre los aficionados a la pesca submarina.