A lo largo de la costa sulcitana se extiende la laguna de Santa Caterina, las salinas de Sant'Antioco, el estanque de Porto Botte, el estanque de Porto Baiocco y los estanques de Porto Pino. La laguna de Santa Caterina está en la parte septentrional del Golfo de Palmas. El istmo que une la Isla de Sant'Antioco con la isla madre, construido en 1939, ha estado cerrado 40 años, impidiendo los intercambios de agua y causando una disminución de la pesca. La laguna se alimenta del Río Palmas y el Río Sassu, y es contigua a la instalación de salina de Sant'Antioco en 1969. Los estanques de Porto Botte y de Baiocco se encuentran más al sur, sin vías comunicantes con el mar por una abertura artificial. Hacia el sur están los estanques de Porto Pino (estanque de Maestrale, estanque del Corvo, estanque de Is Brebeis y estanque de Foxi), separados entre ellos por franjas de arena. En sus aguas se realiza la pesca de múgiles y angulas por una cooperativa de pescadores. En los fondos más profundos, como en el estanque de Maestrale, se puede observar el cormorán, el somormujo lavaco, las gaviotas reales, y las gallaretas y las garzas reales frecuentan las aguas menos profundas.