El espejo de agua de Notteri se extiende por una superficie de 34 hectáreas, con una profundidad que puede alcanzar, como máximo, medio metro. Está ubicado en la parte mediana más estrecha de la península de Capo Carbonara, en el municipio de Villasimius. Destaca un escenario natural particularmente interesante, ya que está separado de las aguas de Capo Carbonara por un línea sutil de arena, generando un doble campo cromático azul con el mar. Los geólogos atribuyen su formación a la unión gradual que, durante el tiempo, ha afectado a la antigua isla de Punta Santo Stefano y la tierra firme, provocando la formación de dos cordones de arena que han cerrado una porción de mar, convirtiéndose en el estanque de Notteri. El espejo de agua no dispone de drenajes ni conexiones con el mar; por tanto, se puede secar durante el verano. Este aislamiento y la inmediata cercanía al mar hacen oscilante la presencia del agua en la cuenta según las lluvias y también determina una alta concentración de agua salina. Sus riberas bajas y arenosas son frecuentadas por una fauna acuática bastante común, considerando la presencia de gaviotas, cormoranes y limícolas. Sin embargo, su poca profundidad, si impide la presencia del somormujo pequeño, amante de las aguas más profundas, favorece la presencia del flamenco al cual es posible ver, en su majestuosidad, durante los meses de invierno. Dicha presencia asume un preciado valor, ya que el flamenco no aparece en ninguna otra zona húmeda de la costa oriental, aparte de en los estanque de Colostrai y de Feraxi.