Aritzo, ubicada en el corazón de Barbagia di Belvì, a los pies del Gennargentu, debe el origen de su nombre a la gran cantidad de manantiales naturales, como la fuente de Is Alinos, conocida por sus propiedades diuréticas, y el manantial natural Funtana de Sant'Antoni, con su agua ligera.

En los montes de Aritzo se practica desde las primeras décadas del siglo XX lo que los paisanos denominan industria de la nieve. La nieve, recogida en cajas forradas de paja, se vende en los meses de verano. En el pueblo se pueden admirar los antiguos restos de las domos de nie, las cajas de nieve. Una importante actividad económica del centro montañés es la artesanía en madera de castaño.

Es especialmente conocida la producción artesanal de arcas nupciales, llamadas cascie, y de talleres, que siguen las técnicas de talladura tradicional de Aritzo. El uso de la madera se ve también en los balcones de las casas, que destacan con su color rosado en las duras paredes de piedra.

El visitante puede hacer excursiones a pie o a caballo por las montañas de Gennargentu, y en el valle alto del Rio Flumendosa se puede practicar canoa.

Cerca del pueblo se encuentra la sucesión de dolomías Tacco di Texile, una gran roca similar a un hongo de formación calcárea-dolomítica.

El segundo domingo de agosto se celebra Sa Carapigna, con la degustación del antiguo y famoso sorbete de limón.

El último fin de semana de octubre se hace la Fiesta de las castañas, con la típica castañada.