Situado en las pendientes orientales del Gennargentu, en la región de Mandrolisai, el pueblo de Tiana, a unos 500 metros de altura, está inmerso en un paisaje montañoso de gran encanto, que se extiende de los 386 a los 1266 metros. El pueblo, con topónimo de origen anterior a la conquista romana, se perdió en la noche de los tiempos. Tiene un bonito centro urbano, lejos de las carreteras con mucho tráfico, para disfrutar de la serenidad y el silencio tan escaso a día de hoy. Quizá por ello o por el ambiente aún puro que rodea el pueblo, por el estilo de vida sano con alimentos genuinos y un excelente vino tinto producido en los campos cercanos, Tiana es de gran interés internacional, entrando en el Récord Guiness en 2001, cuando se recone al Tiu Antonio Todde, a sus 112 años, como el hombre más viejo del mundo.

Desde la época neolítica está poblado y el territorio de Tiana conserva algunas domus de janas (en la localidad Mancosu) y restos de monumentos nurágicos en las localidades de Sa Piraera y Tudulo. Hasta hace poco, una parte importante de la economía local se basaba en la producción del tejido de lana de Cerdeña para trajes tradicionales de invierno. Aún hoy se conserva en el río Tino, en el fondo del valle cerca del pueblo, un batán de agua para el tejido de lana. Es una construcción sencilla de piedra con cubierta de madera, con un gran martillo de madera con el que se prensaba y trabajaba el tejido para hacerlo más resistente. Hace tiempo abundaban los batanes en el río y los molinos de agua, para los cuales se quiere construir un parque fluvial.