Meana Sardo, importante centro agropecuario, está situado en una posición panorámica bajo el Monte Sant'Elia. Surge entre altas colinas ricas en viñedos, en una zona poblada desde la edad nurágica. El territorio ofrece panorámicas naturales entre las que se recuerda la Funtana Casida, el Bruncu Sant'Elia, el Rio Araxisi, el monumento nurágico de Nolza y los bosques municipales de Ortuabis y Su Melone. Fue habitado en tiempos muy antiguos, con muchos restos de asentamientos nurágicos, romanos y bizantinos. Destacan los monumentos nurágicos como el famoso Monumento nurágico Nolza y el Maria Incantada. En lo que respecta a los testimonios de la época romana, vale la pena visitar la fuente romana en la localidad de Polcilis y las tumbas de S'enna sa pira e Laldà.

Las primeras noticias sobre el pueblo datan del siglo XII. Meana Sardo se cita en el libro de los condes de S. Maria di Bonàrcado. El centro se menciona en el libro de las "Rationes Decimarum Italiae" de 1342. En el periodo del giudicato formó parte del giudicato de Arborea. Posteriormente, estuvo bajo el dominio de la señoría de Barbagia de Belvì. El centro histórico es muy interesante, ya que las viviendas más antiguas están construidas en piedra esquistosa, con decoraciones de estilo aragonés. Los alrededores muestran la tradición ganadera del pueblo, donde aún se utilizan "is pinnazzus", antiguos restos de piedra de los pastores. Uno de los monumentos más característicos del pueblo es el monumento nurágico Nolza, que desde la meseta de "Su Planu" domina el territorio de los alrededores.

La construcción se caracteriza por una planta de cuatro lóbulos. De hecho, está formada por cuatro torres angulares unidas por bastiones en línea recta y por una torre central que conserva su altura de 13 metros. La estructura del monumento nurágico evoca a la del más famoso "Su Nuraxi" de Barumini. Destaca la parroquia de San Bartolomeo del siglo XVI, cuyo edificio fue edificado en una planta muy antigua de la que se sabe por las Ratio Decimarum Sardiniae de 1321. Es característico el portal con las pequeñas columnas esculpidas, una ventana de estilo gótico-aragonés y los bajo relieves de arte popular en la torre del campanario en estilo pisano. A pocos kilómetros del pueblo está la pequeña iglesia de San Lussorio, profanada en 1673 y abandonada. Fue reconstruida en 1858.

Cada año, el último domingo de junio se celebra la famosa fiesta del queso, donde se puede degustar el excelente pecorino sardo y los diferentes quesos elaborados según las más antiguas tradiciones locales. El 24 de agosto se celebra la fiesta patronal de San Bartolomeo. El 1 de septiembre se celebra San Salvador, cuyas jornadas se caracterizan por exhibiciones de grupos disfrazados de poetas y cantantes.