Trinità d'Agultu y Vignola es un municipio de Gallura de gran interés turístico con una franja costera de gran belleza. Geográficamente, el territorio alterna amplios litorales de naturaleza salvaje e intacta y playas de arena blanca y muy fina. Su economía se basa desde siempre en la agricultura y ganadería, observando un gran crecimiento gracias al turismo que, desde finales de los 70 ha crecido y se ha consolidado. Desde sus 365 metros de altura, Trinità domina sobre una amplia zona de mar formada por costas accidentadas y extensas playas blancas. El nacimiento del centro poblado de Trinità d'Agultu surge alrededor de una antigua iglesia de campo de la segunda mitad del siglo XIX. Fue principalmente poblado por familias procedentes de centros vecinos de la Gallura interna como Tempio y Aggius, así como por ganaderos de los terrenos cercanos. El conjunto costero de la Isla Rossa, llamado así por el color del islote homónimo frente a él, a lo largo de 400 metros de costa conserva un burgo marino y una torre del siglo XVI, legado del dominio español. Es una hermosa localidad balnearia que une el encanto de su ambiente con una cálida bienvenida, manteniendo así vivas las tradiciones típicas de una civilización ganadera y rural que sigue viva. Son muchos los hallazgos arqueológicos que demuestran de la presencia humana en la antigüedad, con monumentos nuágicos y domus de janas, además de calles empedradas de la época romana que constituyen interesantes destinos para turistas y visitantes. Al noreste de Trinità está Vignola, una amplia zona verde agropecuaria, al abrigo de una costa con caletas que se extienden entre cala Serraina y Porto Leccio.