Tonos marinos que van del verde esmeralda al azul, pasando por el celeste, arena clara, cálida y compacta, afloramientos multicolor, un sendero de acceso panorámico sigue un río que se abre paso entre rocas rosadas y llega hasta el mar, la naturaleza salvaje, un lugar de gran belleza. Li Cossi es una de las playas más bellas y fascinantes del norte de Cerdeña, la perla de Costa Paradiso, un pueblo turístico de renombre en el territorio de Trinità d'Agultu y Vignola, un raro caso de un municipio formado por la unión de dos lugares, el primero en el interior, el segundo en la costa, en el límite extremo occidental de Gallura.

La pequeña "joya" se abre en una cala protegida del viento, cerrada por acantilados de traquita rosa, que sobresalen imponentes sobre el mar y envuelven la cala, dibujando formas particulares que te harán sentir protegido, en total relax, tumbado sobre los granos de arena dorada. El fondo marino es arenoso, poco profundo y de suave pendiente cerca de la orilla, especialmente adecuado para el baño y los juegos infantiles. Un poco más lejos, se vuelve espectacular y abundante en pesca, apreciado por los amantes del buceo y el snorkeling. Una exuberante y variada vegetación mediterránea con varios tonos de verde e intensos aromas embellecen este pequeño rincón solitario del norte de Cerdeña, donde no falta ni confort ni servicios: alquiler de equipos de playa, canoas e hidropedales, quiosco en la playa, camping, hoteles, bares y restaurantes en los alrededores. Dejando el coche en el gran aparcamiento, el camino a Li Cossi tiene unos 500 metros de largo, rodeado de granito y traquita: diez minutos a pie, incluyendo las inevitables pausas para las fotos. Una barandilla de madera acompaña el recorrido hasta los precipicios. Junto a él fluye un río que hace que el paisaje se asemeje a un pequeño cañón.

Si le gusta la paz y la privacidad puede visitar otros fascinantes tramos de Costa Paraíso, un oasis turístico a medio camino entre Santa Teresa Gallura y Castelsardo, en la costa provincial 90. Un espectacular itinerario de trekking, de unos siete kilómetros de caminata, larga (una hora) pero fácil, conecta Li Cossi con Li Tinnari, pasando por las hermosas calas de Porto Leccio. La playa, en forma de doble arco, se compone de conchas desmenuzadas, granos de granito y guijarros redondos, rodeada de fragantes matorrales mediterráneos y bañada por aguas esmeraldas. Mientras las calas son perfectas para bucear. Bellísima es Cala Serraina. En el camino encontrará dunas y extensiones de cuarzo y pasará por un espeso matorral mediterráneo, casi un bosque. En coche, a seis kilómetros de Trinità, se llega al pintoresco pueblo costero de Isola Rossa, llamado así por el color del islote que tiene enfrente. Aquí resplandecen, entre el verde claro de aguas cristalinas y el verde brillante de la vegetación, la playa de la Longa y, sin interrupción, La Marinedda, hermosas dunas de luz y arena blanca, entre imponentes acantilados de granito rojo. Es un destino habitual para los entusiastas del windsurfing, y cada año en agosto acoge competiciones internacionales de especialidades. Cerrando la playa por un lado Isla Roja y por el otro lado Li Canneddi punto, donde se abre Cala Canneddi otro tramo de arena clara, fina, en la línea de la costa mezclada con guijarros multicolores. Cerca hay otras calas impresionantes, Cala Rossa y la solitaria y aislada Li Feruli, con arena de color crema. A unos diez kilómetros se entra en Anglona: comienza la costa de Badesi, donde resplandecen, entre las diversas perlas de maravillosos colores, Li Mindi, cuyo panorama se abre hacia Asinara, y la Bahía de Mimosa, una extensión de arena blanca enmarcada por las dunas y surcada por las tablas de kite y del windsurf.