La isla Piana, accesible solo por vía marítima, está al noreste de la isla de San Pietro. Como su nombre indica, la isla es una meseta plana ("piana" en Itaiano) con una altura máxima de 19 metros, que limita al norte con la pequeña roca de Santa Caterina, y al sur, en la punta del Tempiese, con su única playa. El resto de su territorio es áspero y rocoso. Las aguas que la rodean son claras y transparentes, y ofrece unas profundidades perfectas para el buceo, con extensiones de algas y bancos de peces multicolores. Durante años, en la isla Piana se practicó la antigua pesca del atún: en la roca de Santa Caterina se anclava un extremo de la red de la almadraba.

Durante mucho tiempo, las almadrabas carlofortinas de las islas Piana y San Pietro fueron las más grandes de Cerdeña. Hoy, este sistema de la isla Piana está revaluado gracias a la presencia de un pueblo turístico que conserva sus aspectos arquitectónicos originales. Uno de estos dos sistemas, la almadraba de La Punta, ahora de propiedad privada, se mantiene intacto y aún se utiliza para la pesca de atún que se hace en primavera. Desde el año 2001, el atún atrapado se envasa en conseva en una fábrica de Ussana para venta en el mercado. La almadraba y toda la isla son de propiedad privada, por lo que no se puede explorar su interior. Únicamente la playa de Punta del Tempiese tiene acceso libre para el público, y desde ella se puede ver la pequeña isla de Topi, una bella roca que aflora del mar.