Al sureste de Montiferru, a 500 metros de altitud, enclavado en un anfiteatro de origen volcánico y protegido por frondosos bosques, alberga un tesoro: un sinfín de manantiales. Santu Lussurgiu es una ciudad medieval de dos mil cuatrocientos habitantes, a medio camino entre Oristano y Bosa, cuyo nombre deriva del santo soldado Lussorio, que predicó aquí antes de su martirio (303 d.C.). Entre los siglos XIX y XX fue un centro cultural de renombre, una residencia de verano para nobles y escritores, así como un bastión antifeudal. Hoy en día, sus instalaciones de alojamiento y restauración son un destino para los turistas atraídos por el centro histórico, la cultura y las excursiones. El itinerario parte de los siete (un tiempo) manantiales de agua mineral de San Leonardo di Siete Fuentes, un pueblo fantasma nacido en el siglo XII, "vivo" hasta el siglo XVI. Inmerso en el bosque de San Leonardo, conserva su iglesia románica. La villa gozó de prestigio y prosperidad hasta la conquista aragonesa, luego declinó. Viceversa, Santu Lussurgiu creció, nacido alrededor de la iglesia de la Santa Cruz, originalmente consagrada a San Lussorio (1185). Mientras que la bella Santa María de los Ángeles, de estilo gótico tardío, fue construida en 1473 por los Frailes Menores observando junto con un monasterio, el "motor" cultural de la época. La iglesia conserva una Virgen de madera con el Niño (siglo XVI).

El 'camino de los manantiales' continúa hasta Silbanis. Luego dentro del pueblo, en su Sauccu, una antigua lavandería, y en el parque de la Funtana longa. Parada para refrescarse en sa Preda Lada y subir a la cima, a s'Ena 'e s'Alinu, sos Crabalzos y a la escenográfica Elighes Uttiosos, `bellotas que gotean': el agua parece fluir de las bellotas. Los manantiales originan arroyos y cascadas, entre los que se encuentra s'Istrampu de sos molinos, cuyo nombre recuerda a los numerosos molinos utilizados en la época preindustrial, junto con el gualchiere, para tejer y fabricar tejidos. Los bosques de encinas, robles y castaños, poblados por ciervos y muflones y sobrevolados por halcones y buitres leonados, envuelven las sinuosas y empinadas calles empedradas y las casas de basalto o toba del pueblo. Cada barrio ofrece unas vistas sugerentes: destaca la terraza de sa Rocca, donde se encuentra la estatua del Cristo de Edgardo Mugnoz. Las antiguas tiendas de artesanía son famosas por sus alfombras, cuchillos y equipos para caballos, a los que a principios de junio se dedica Cavallinfiera, la feria más antigua de Cerdeña en el sector desde 1906. La tradición también está en las fiestas: el carnaval es sa Carrela 'e nanti, carrera de caballos en un camino de tierra en el centro. Está precedido por unos días por Cantigos en Carrela, exhibiciones de cantos por las calles. La herencia del canto a cuncordu se transmite desde las cofradías, que cantan canciones religiosas durante los ritos de sa Chida Santa. Otro torneo ecuestre salvaje es, a finales de agosto, la ardia de San Lussorio alrededor de la iglesia parroquial de San Pietro. Mientras que entre junio y julio los caballeros de su Sotziu con trajes tradicionales de Santu Lussurgiu actúan en su Coru 'e Zeus. La memoria histórica del pueblo se conserva en el museo de tecnología rural, instalado en una casa solariega del siglo XVIII, donde se recogen dos mil objetos de actividades tradicionales. El alma agropastoril se expresa por la crianza del buey rojo, del que derivan carne y leche de alta calidad para el queso casizolu. La nota es también el aguardiente.

El territorio fue habitado desde el Neolítico, para confirmar la domus de Janas de Matziscula y Mandra 'e caddos. El pueblo de Monte Agudu, algunas tumbas de gigantes y muchos nuragas, algunos bien conservados, datan de la época nurágica. Los restos de las villas de Santa Ittoria, Camputzola y Banzos muestran el paso romano.