Bonarcado surge a los pies del Montiferru, un territorio habitado desde la antigüedad. El pueblo conserva numerosos testimonios de monumentos nurágicos, así como diversas tumbas de los gigantes y domus de janas. Gracias al fértil terreno volcánico del que surge, su economía se basa en el cultivo de vid, árboles frutales y olivos, de los que se extrae el óptimo aceite extravirgen. También es conocido por la producción de miel.

La iglesia dedicada a Santa Maria de Bonaccattu, del siglo XII, es sede del más antiguo culto mariano de Cerdeña. Fue construida en un anterior edificio termal roman y llama especialmente la atención por la piedra oscura con la que fue construida.

Es de gran interés turístico la cascada Sos Molinos, con el cercano manantial de Pranos, conocido por su agua mineral. En la zona cercana a las cascadas, cubierta por bosques de bles, se pueden admirar varios monumentos nurágicos, como el Serra Ollastu y el Serra Crastula. 
El 6 de agosto se celebra la Fiesta del bovino, donde es posible degustar la famosa carne del buey rojo.

También es famosa la Fiesta del turrón que se celebra el 18 y 19 de septiembre. En junio se celebra la Fiesta de las cerezas.