Las costas de Castelsardo tienen unos imponentes acantilados de traquita roja, que en ciertos tramos presentan diferentes tonalidades, del rojo oscuro al más claro. En ellas no hay muchas playas, pero todas comparten una belleza única, acentuada por la naturaleza silvestre de sus escenarios. La playa de Punta Li Paddimi, bordeada por un acantilado oscuro, es una cala estrecha cubierta de piedras multicolores bañadas por un mar claro y cristalino, con espléndidos reflejos azul y esmeralda. En la orilla se pueden ver algunas rocas planas.