La playa de Porto Cuau es una preciosa cala de difícil acceso, tal y como indica su nombre, "cuau", que significa "oculta". Tiene un lecho marino rocoso y está rodeada de altas paredes de roca salpicadas con la típica vegetación de la maquia mediterránea. Sus aguas son transparentes. La playa es poco concurrida y muy popular entre los aficionados a la pesca submarina o los que simplemente quieren bucear en sus aguas.