La playa de La Galatea está a medio camino de la playa de Acapulco y la playa de La Sciumara. Una serie de pequeñas calas escarpadas se abren a mar abierto, rodeadas por una maquia mediterránea exuberante y frondosa.