Dos grandes promontorios rocosos, los Delfini y punta Don Diego, delimitan cala Trana, una hermosa playa protegida por dunas de arena y por un interior cubierto de maquia mediterránea. Se encuentra en el tramo de costa de Punta Sardegna, en el municipio de Palau, en la parte más septentrional de la isla, tres kilómetros al noreste de otra espléndida playa de Palau, Porto Pollo.

Cala Trana, de 200 metros de largo, se encuentra entre dos enormes macizos de roca de granito y es accesible por mar y por un camino de tierra, que se toma en la carretera que conduce a la Costa Serena. Se caracteriza por una arena que tiende al rosa y por el mar cristalino. Queda muy apartada y no ofrece muchos servicios, pero es un lugar ideal para aquellos que aman la tranquilidad y el buceo para explorar la fauna marina. Por transparencia y limpidez del agua y por la limpieza de la arena, cala Trana y toda la costa de Palau han recibido el codiciado reconocimiento de las 3 velas (en una escala de 5 velas) que otorga la asociación Legambiente.

A pocos kilómetros, siguiendo hacia el oeste, por la parte de punta Don Diego, es posible visitar la batería militar de Talmone, construida para proteger el canal entre Spargi y Cerdeña. Un poco más adelante está el Fortín Talmone, construido durante la Segunda Guerra Mundial.