El contexto medioambiental La iglesia de San Pedro de Zuri está en la periferia del pueblo moderno de Zuri. En los años veinte del siglo pasado, la iglesia y el municipio fueron transferidos de su sitio original, a lo largo de las orillas del río Tirso, hacia arriba, para evitar la sumersión tras la creación de la cuenca artificial del lago Omodeo. Por tanto, se descontextualizan en relación al lugar histórico, pero siguen siendo interesantes como ejemplo de planificación urbanística de la primera época fascista.

Descripción La iglesia de San Pedro Apóstol se identifica como uno de los monumentos de la arquitectura medieval insular más importantes. Representa uno de los raros edificios datados y, por consecuente, asignados a un arquitecto cuyo nombre se pudo identificar gracias a un epígrafe que informa sobre la identidad del encargo. La sugestión del monumento procede, principalmente, del material constructivo, el rosa andesita de las cuevas del altiplano de Ghilarza. La construcción data de 1291, por el epígrafe de la fachada, que celebra el maestro Anselmo da Como y la abadesa del encargo Sardinia de Lacon. La planta, desarrollada a lo largo de, aproximadamente, 34 m, es la de un aula longitudinal con techo de madera. Hoy en día, el ábside está orientado al N, pero originalmente estaba orientado canónicamente. La fachada presenta un zócalo moldeado a lo largo de todo el perímetro y está claramente partida a media altura. La parte inferior es divida en tres espejos de medio punto moldurados en doble toro y superciliadas. En el espejo central, se abre el portal. El bisel y las jambas están revestidos internamente por un fresco en espiral, mientras que los arquitrabes y jambas están decorados con figuras antropomorfas y zoomorfas. El conjunto encaja en una profunda caracola. La parte superior de la fachada fue reconstruida en 1504. La ventana rectangular en eje con el portal sustituyó a un ajimez del que se han recuperado los restos. La misma altura de la fachada debía ser más grande, tal y como testimonia el fragmento de cornisa de arcos entrelazados visible en la pilastra derecha de la gran espadaña de doble orden de ajimez arqueado, alineada a la izquierda con la fachada. El ábside presenta una planta semi hexagonal y está cubierta de cubeta hemisférica. No es el ábside románico, el que tenía forma semicircular, sino el reconstruido hasta 1336. En el interior, se ha encontrado un nicho en forma de trébol cuya pilastra derecha, de tipo ofítico, proviene del vértice de la fachada original.