Sedilo, situado en el altiplano de Abbasanta, se caracteriza por las casas de piedra antiguas. Destaca la Ardia, una carrera a caballo conocida en toda Cerdeña que se celebra en la fiesta religiosa dedicada a San Constantino.
El pueblo conserva diversos testimonios arqueológicos de monumentos nurágicos, domus de janas y muchas tumas de los gigantes. El más famoso es el complejo nurágico de Iloi y Puntanarcu, con una fuente característica.
La iglesia dedicada a San Constantino data del siglo XVII. Se pueden admirar esculturas de época nurágica, entre ellas la Perda, Fitta que representaría a una divinidad femenina.


El 16 y 17 enero se celebra la fiesta en honor a San Antonio Abate con el encendido de una gran fogata, Sa Tùva, en la plaza de la iglesia dedicada al santo.
El 1 de septiembre se celebra una carrera característica, la de los asnos, en honor a San Basilio Magno.
Para los aficionados al excursionismo a pie, en bicicleta o a caballo, se recomienda el itinerario a los bosques de Sedilo, con un sistema de señales de madera que indican los recorridos.
Cabe visitar el Parque geológico de Iloi, con varios monumentos nurágicos, pozos nurágicos y tumbas de gigantes.