El lago artificial dell’Omodeo fue creado entre 1919 y 1924, con una obstrucción del paso del río Tirso, en la garganta de Santa Chiara D’Ula. Es el embalse más grande de la isla y, durante mucho tiempo, ha sido el más grande de Europa.

Para poder construir el embalse, se ha sacrificado el antiguo municipio de Zuri, reconstruido, después, con el material originario, incluida la antigua iglesia románica dedicada a San Pedro, que fue destruida y reedificada pieza a pieza para impedir que se vieran las diferencias.

La superficie de agua cuenta con 22 km de largo y 3 km de ancho y se extiende entre los montes del Barigadu, confluyendo, más adelante, a la altura de Fordongianus, en las aguas del río Mannu.

El Omodeo es un destino turístico muy interesante, ya que el lago está circundado de altiplanos basálticos y ásperas montañas que representan una Cerdeña fascinante y salvaje, a pesar de la naturaleza artificial del embalse, inmerso en un área importante, tanto desde el punto de vista de su flora y fauna, como desde un punto de vista arqueológico: de hecho, son muchos los nuragas distribuidos por la zona.