A pocos kilómetros del municipio de Oliena, en las faldas del Supramonte y cerca de la ribera derecha del rio Cedrino, se encuentra la fuente cárstica de Su Gologone. De aquí, surgen las limpísimas aguas oligominerales que, a lo largo de los milenios, han excavado su curso a través de las rocas de la montaña.

Quien llega a este lugar, se encuentra ante un espectáculo extraordinario y fuertemente escenográfico gracias a la imponente masa de agua que surge de una vasta y compleja garganta caliza y que durante las crecidas, se transforma en un torrente impetuoso que, después de un breve recorrido, confluye en el Cedrino, constituyendo, en verano, la única fuente de alimentación. Entorno a esta gélida fuente, fresca en los meses estivales y arrolladora durante las crecidas invernales (el caudal medio es de 300 litros de agua por segundo, cifra que la sitúa en el primer lugar entre las fuentes sardas), un verde y agradable bosque de eucaliptos permite hacer tranquilos picnic lejos del calor. Para explorar las profundidades de la gruta subterránea, sumergida desde hace años, los grupos de espeleólogos descienden cada vez más profundo, hasta las entrañas perennes del agua. El descenso más famoso es del francés Olivier Isler, quien alcanzó los 108 metros de profundidad (todavía no superado), sin llegar al fondo. Desde la zona de Su Gologone, se puede continuar para alcanzar, no muy lejos, el espléndido valle de Lanaittu, cedido en 1993 junto con todo el Supramonte del municipio de Oliena all'Azienda a Bosques Estatales.

Informaciones

Antes de llegar a Su Gologone, hay una amplio parking donde es posible dejar el automóvil para llegar a pie a la fuente. En la zona, inmersas en el bosque de eucaliptos, se encuentran las mesas de piedra para hacer agradables picnic.