Entre el Monte Ferru y el Monte Arbu, en la zona más meridional de Ogliastra, surge en un valle el pueblo de Tertenia, entre el mar y la montaña, en una zona de gran interés natural y paisajístico, lejos de las concentraciones turísticas más masificadas. El topónimo parece tener orígenes prerromanos. Se cree que proviene del vocablo fenicio "tzar", fortaleza, por la posición del poblado. Otros estudiosos dicen que su etimología se relaciona con Dardani, uno de los otros nombres de los Troyanos, que en el mito latín tras la destrucción de su ciudad se desplazaron al Occidente. El territorio de Tertenia fue habitado desde la época prehistórica. Se han hallado algunos rastros de asentamiento humano atribuible al neolítico en algunas grutas a los pies del Monte Giulea, y en todo el territorio se distribuyen 67 monumentos nurágicos y numerosas sepulturas (tumba de gigante). La tradición oral local afirma que originariamente el pueblo surgió del mar y para protegerlo de las incursiones barbáricas se ubicó en el monte, y finalmente en el lugar actual. En efecto, se considera que el topónimo Sarrala que diferencia la localidad Marina di Tertenia deriva del nombre de la antigua ciudad romana de Saralapis, ubicada en esta zona, aunque no es un dato muy exacto. Por este territorio pasaba la antigua calle a Portu Tibulas Caralis (desde Santa Teresa Gallura a Cagliari). En la edad medieval, perteneció primero al Giudicato de Calari, y después al de Gallura. Tras un breve periodo durante el que formó parte de las posesiones ultramarinas del Municipio de Pisa, en 1324 pasó a formar parte del Reino catalano-aragonés de Cerdeña.

La iglesia parroquial de la Beata Vergine Assunta data de la segunda postguerra. La primera parroquia, con el mismo nombre, data del siglo XVII y originariamente se encontraba en la localidad Cuccuru 'e Murdegu. En el poblado se levantó también la iglesia de Santa Teresa de Avila, construida en el siglo XVII y ubicada en un monte de granito hasta 1936, cuando fue reconsagrada. En el territorio de Tertenia está la iglesia de Santa Sofia, de época bizantina, en la localidad Bidda 'e Susu. En el pueblo se abre el Museo de arte moderno "Albino Manca" dedicado a los movimientos artísticos. Nació en Tertenia en 1898, se transfirió a Roma para completar su formación, y empezó a mostrar su producción bajo el mecenazgo de los condes Leopardi para obtener importantes inversiones (la duquesa de Puglie, Mussolini, varios embajadores y nobles). Para la legión de los Carabineros en Cagliari realizó cuatro estatuas colosales de bronce, grandilocuentes, alineado con sus tiempos: la Edad Fascista, la Justicia, la Nueva Juvntud, el Deber. Se trasladó a Nueva York en 1938, recibiendo también en los Estados Unidos un gran éxito de crítica y público, con encargos importantes como el monumento a los caídos en el Atlántico (East Coast War Memorial), la gigantesca águila de bronce del Battery Park (Manhattan), del que reprodujo un pequeño modelo que hiy adorna la plaza de Tertenia, y la medalla de oro conmemorativa de la histórica visita del Papa Pablo VI a Nueva York en 1965. Muerto en 1976, fue sepultado en Tertenia. Los valores naturales son el verdadero punto fuerte del territorio de Tertenia. Fluye a través de este el Río Quirra, que con sus afluentes crea paisajes únicos, con viñedos y bosques de robles, como el del Monte Ferru, que crean múltiples variaciones cromáticas sobre el fondo verde. La costa, que se extiende a lo largo de 12 kilómetros, se abre en largos arenales de gran belleza, como la larga playa de Marina de Tertenia. En la localidad de Sarrala se levanta la torre de San Juan como defensa de la costa, sillar de granito y con 11 metros de altura y forma troncocónica. Data probablemente de principios del siglo XVIII y se construyó a falta de defensa del área litoral entre el Cabo San Lorenzo del salto de Quirra y la torre de Barì, pero también para vigilar la "Cala Francese", frecuentada por flotillas de moros. Las manifestaciones más importantes de Tertenia son las fiestas en honor a sus santos. La más conocida es la de Santa Sofia, el 1 de septiembre. La tarde del 31 de agosto se celebra una procesión que lleva por el campo la figura de la Santa hasta su pequeña iglesia. El día siguiente se celebra la Misa solemne, y al finalizarla se lleva la imagen de vuelta a la iglesia parroquial. Otra fiesta importante de Tertenia hace honor a San Pedro Apóstol, venerado con una procesión disfrazada, espectáculos folklóricos y fuegos artificiales. Además, en agosto se organiza desde el Pro loco una fiesta de productos típicos, como la pecora arrosto o bollita, el queso, el vino, etc., con degustaciones para todos los visitantes.