Oristano está situado en la costa centro-occidental de Cerdeña, frente al golfo del mismo nombre. El antiguo centro histórico surge en el siglo XI y conserva la majestuosa Torre de San Cristoforo, llamada también Puerta Manna (puerta grande). En época medieval, la ciudad fue gobernada por la jueza Eleonora d’Arborea, promotora de la Carta de Logu, uno de los primeros códigos de ley escritos en Europa. El territorio se caracteriza por la presencia de numerosas zonas húmedas y lagunares. Entre ellas, destaca la laguna de Cabras, conocida por la presencia, en verano, de flamencos. La economía de la ciudad se basa en la industria del dulce, pescado, en la agricultura, en la artesanía de cerámicas, madera, hierro batido y en la viticultura. Es muy conocido el Vernaccia, un vino que debe degustarse con los dulces típicos de almendra.
El evento más esperado del año es el carnaval: el Domingo y el Martes de Carnaval tiene lugar la Sartiglia, una emocionante competición ecuestre llena de historia y tradiciones.

Es visita obligada el Antiquarium Arborense, en el antiguo Palacio Parpaglia, donde se pueden admirar diferentes muestras arqueológicas procedentes de las excavaciones de la ciudad fenicio-romana de Tharros.
En relación a los edificios religiosos, son visita obligada tanto la majestuosa Catedral de Santa Maria Assunta, en el centro histórico de la ciudad, como la pequeña iglesia de Santa Chiara que, escondida entre las calles del centro, representa uno de los raros ejemplos de estilo gótico en Cerdeña.