Olzai es un antiguo burgo inmerso en bosques seculares de encinos y las imponentes montañas del Gennargentu.
Las tradiciones del pueblo se centran en la elaboración y degustación del pan, en el arte incisorio y en la música del coro de Olzai.

En el pueblo se puede admirar los restos de la arqueología nurágica: menhir, dolmen y la tumba de los gigantes S'Ena 'e sa Vacca. Otro punto de interés es Su Mulinu Vezzu, conocido como Rio Bisine, un antiguo molino de agua del siglo XVIII, único en Cerdeña por su estructura de granito, reestructurado y en funcionamiento, de arquitectura típica preindustrial.

El pueblo conserva la histórica iglesia de Santa Barbara, construida en el siglo XV, la casa museo y la pinacoteca del pintor Carmelo Floris, artista de vida aventurera que obtuvo la medalla de plata al valor militar como voluntario de la Brigada Sassari. Hoy el edificio es propiedad del municipio y se puede visitar.