Deslumbrantes extensiones de arena situadas entre el mar y las lagunas y defendidas por torres que han presenciado ataques de piratas. El territorio de Muravera, el principal centro de Sarrabus, poblado por más de cinco mil habitantes, se extiende a lo largo del valle de Flumendosa, desde las laderas del monte Nieddu hasta la desembocadura del río: es uno de los más bellos del Mediterráneo, con playas de ensueño, estanques para la práctica de la monutain bike o de la equitación, el bosque de Baccu arrodas, ideal para practicar el senderismo entre encinas y madroños, y los jardines de cítricos: es uno de los centros agrícolas más productivos de la isla. La costa se extiende decenas de kilómetros al sur del pueblo, a partir de la playa de cuarzo de San Giovanni. El itinerario costero continúa en las dunas cubiertas de lirios de mar y amapolas amarillas de Colostrai y en los dos kilómetros de arena fina de bronce de Feraxi. Detrás de las playas se encuentran tres plácidas de las cinco lagunas muraveresi, oasis de vida silvestre habitados por avocetas, cigüeñuelas, flamencos y, de paso, cigüeñas, y zonas de pesca. Detrás del espolón de granito de Capo Ferrato se encuentran las calas solitarias de Portu de s'Illixi, sa Figu y Porto Pirastu. La 'Bianchissima' Iba de ziu Franciscu es la antesala de Costa Rei, el tramo de costa arenosa más largo del este de Cerdeña: casi ocho kilómetros hasta la roca de Peppino (y dos más en el territorio de Castiadas). Espectacular en tamaño y piscinas naturales, se divide en tramos con varios nombres, incluyendo Piscina Rei. Durante siglos la costa ha sido saqueada por los sarracenos: en su defensa fueron erigidas por los españoles (siglos XVI-XVIII) las torres de los Diez Caballos, Salinas y de Montes Ferr, desde las que se puede admirar todo el territorio. A partir del siglo XV, en las villas de Carruti, Sorrui y Petrera -ahora el barrio más antiguo- se construyeron las iglesias de Santa Lucía, Santa María y San Juan Bautista y la iglesia parroquial de San Nicolás de Bari, del siglo XVI, de estilo gótico tardío, que alberga un altar de mármol, dos retablos "barrocos" de madera dorada y una estatua de San Sebastián de 1603 en madera policromada. Adyacente se encuentra el antiguo ayuntamiento de finales del siglo XIX. En el centro también podrá admirar sa domu de is candelajus, la casa patronal que se ha convertido en museo etnográfico, el pórtico de Petretto y la Casa Zedda, donde se descubrió una cisterna romana.

El valle de Flumendosa es muy fértil, cultivado con arroz y, sobre todo, con naranjas, clementinas, limones y mandarinas, `protagonistas' de la fiesta de los cítricos en mayo (desde 1961), el evento del año, durante el cual también se pueden degustar panes, quesos como su callu y el casu axedu, miel, vinos y postres. Quedará encantado con el desfile de trajes tradicionales de toda la isla, acompañado de etnotraccas y launeddas, instrumentos de viento únicos, de origen remoto, fabricados con cañas de los estanques, de las que también proceden el mimbre y los juncos, materia prima de las cestas hechas de trenzado. Es una de las artes de la fabricación, junto con el tejido que ofrece mantones, alfombras y cortinas, arte de orfebrería con técnica de filigrana, y productos en madera, cerámica y cobre. En agosto se celebra el carnaval de verano Maskaras, con máscaras tradicionales.

Alrededor del pueblo hará sugestivas excursiones arqueológicas entre varios complejos megalíticos del Neolítico final (3200-2800 a.C.): los 53 menhires de Cuili Piras, dispuestos en filas de tres a cinco, profundamente incrustados en el suelo y situados en relación a las posiciones de salida y puesta de sol y luna, casi un "reloj prehistórico"; el complejo de menhires al pie de la colina de las protonuragas Scalas y los yacimientos de Baracca su entu y cerca del estanque de Piscina Rei, sobre el que se levantaron las aldeas romanas de porto Sipicio y Susalei. La domus de Janas de Monte Nai, cerca de la cual se construyó la fortaleza púnica de Baccu, también se remonta al Neolítico. De la Edad de Bronce destacan varios nuragas, entre ellos Orcu y Ponzianu, de planta cuadrada, la tumba Arcu ziu Marinu de forma taurina y la necrópolis de la casa Murgioni con varios «betilos».