Ubicado entre los montes del Sarrabus encontramos el pueblo de San Vito, un paisaje cubierto de bosques de robles, encinas, melojos y atravesado por el curso del río Flumini Uri. El topónimo deriva del santo protector cuyo nombre lleva la iglesia parroquial. San Vito está data de la época prehistórica, protohistórica y el periodo púnico y romano, como demuestran los asentamientos en la localidad Santa Maria y los monumentos nurágicos Asoru y Santa Suia. Su centro urbano fue fundado a finales del siglo XV. Después formó parte del sistema político y administrativo español, para luego pasar al marquesado de Quirra. La articulación urbana se compone de viviendas construidas según la edificación de la Cerdeña meridional, con amplios patios internos y grandes porches de madera. Junto al territorio limítrofe de Muravera, San Vito comparte un territorio rodeado de minas de plata, como la de Monte Arba, que fue muy rica y hoy está cerrada. Cerca de San Vito se erige el poblado de San Priamo, cerca del estanque de Colostrai, importante espejo de agua de Cerdeña meridional, frecuentado por raras especies de aves.

Es de gran interés la formación calcárea de Monte Lora, un relieve modelado como un perfil femenino. San Vito es un conocido centro de elaboración textil, con abundante producción de telas, toallas y tapetes. Para los tapetes se utiliza la técnica "a pibiones", "de cuentas", que da a los tejidos una extraordinaria mezcla de movimiento y consistencia. Es de interés histórico la iglesia de San Lussorio, ubicada en los márgenes del poblado. El santuario tiene líneas simples, sostenidas por dos macizos contrafuertes. el interior, de nave única, tiene cubierta de madera y abovedada. La parroquia, construida antes de 1761, lleva el nombre del mártir San Vito. Fuera del poblado están las iglesias de San Lussorio y Santa Maria de Orrea. En esta zona están las iglesias de Santa Barbara, San Vincenzo, San Giorgio y San Antonio. Cerca del pueblo se levanta el monumento nurágico Asoro, conformado por una torre central de planta circular y una banda de cortina amurallada. En el poblado cercano de San Priamo surge la iglesia homónima, cuya instalación data del siglo XI con reformas posteriores entre el siglo XVI y XVII. En el interior de la iglesia, con una pequeña capilla de época medieval, se encuentra una domus de janas, donde se celebra un antiquísimo culto de las aguas. En junio se celebra la fiesta de San Vito. Este evento consta de una procesión solemne por las calles del pueblo con la figura del santo acompañada por las traccas (carros tradicionales decorados para la fiesta). Tras los ritos religiosos las personas disfrazadas compiten en un baile con la música de fondo de las launeddas, característico instrumento musical de origen remoto. No es casualidad, de hecho, que en San Vito se encuentre una escuela de launeddas frecuentada por músicos interesados en la técnica. A finales de julio se celebra el Evento de la Artesanía Sarrabesa, donde se exponen manualidades textiles y propias de la artesanía rústica. La gastronomía local es única y deliciosa: "is culingionis de patata e casu", los asados de cabrito y cabra, los dulces con arrope de higos de India y el vino Cannonau. A finales de julio se celebra la fiesta de "Sa prazzira e de sa pezza de craba": la primera es la pizza local, muy sabrosa porque se elabora con ingredientes locales genuinos. la segunda es la carne de cabra, diferente por su sabor fuerte y marcado.