Un majestuoso olivo secular ubicado en la entrada del pueblo da la bienvenida, vigilando la pequeña iglesia de piedra de San Nicola y San Antonio. La documentación y los hallazgos en Loiri muestran una civilización con cierta continuidad, ya en épocas nurágicas y púnico-romanas. La leyenda cuenta que en esta localidad surgió un puerto donde hacía escala el apóstol Pablo, que luego se retira al interior de Gallura en eremitorio. El centro del pueblo de Loiri, que conforma el municipio junto con el asentamiento balneario de Puerto San Pablo, se levanta en una zona de bajas colinas a casi 15 km de la costa. Su territorio está formado por pequeños poblados inmersos en un conjunto. Es un municipio joven que goza de autonomía desde 1979.

A 500 metros de altitud, en el monte de Loiri, las ruinas de la edad nurágico se pueden visitar. La parroquia, dedicada a San Nicola di Bari data del siglo XX y es un edificio de granito de planta rectangular, con estructura en cabaña y ábside. Se caracteriza por una fachada principal de piedra a la vista, un portal dotado de arquitrabo y lunas, con arco de descarga en cimbra realzada, con bajo relieve en cocido que representa una escena extraída de la vida del santo. Un campanario lineal de vela a una luz cierra el coronamiento. un pequeño óculo justo debajo crea una abertura que da luz al ambiente litúrgico. Formado por una serie de pequeños barrios, el pueblo dispone de un territorio para la tranquilidad y los recursos de un interior realmente variado, de gran belleza y oportunidades en todo el trayecto costero. Los dos principales centros de esta simpática localidad están viviendo un desarrollo turístico siempre cuidado, con Loiri, en el interior de Gallura a pocos kilómetros del mar, donde se ubica el Puerto San Pablo, localidad que acoge la gran infraestructura turística y de servicio. El pueblo se anima especialmente en verano gracias a las numerosas fiestas populares, como la de San Antonio de Padua el 13 de junio o la de San Nicola Vescovo el último domingo de agosto.