El edificio principal pertenece a la categoría de protonuraga o nuraga "de corredor". La habitación interior cuenta con un corredor a lo largo, con dos entradas y nichos intramurales. A pesar de la presencia de cerámica acanalada atribuida a la cultura de Monte Claro, estudios más recientes sitúan el edificio al Bronce Medio (entre el siglo XV-XIV a.C.) y consideran que los dos ambientes serían cámaras interiores con bóvedas en hileras de corte tronco-ojival. A unos 100 m del nuraga, se extiende un pueblo de chozas que ha proporcionado materiales del Bronce Final (siglo X-XIII a.C.).

;;

El edificio principal recae en la categoría de protonuraga o nuraga "de corredor". La habitación interior cuenta con un corredor a lo largo con dos entradas y nichos intramurales. A pesar de la presencia de cerámica acanalada atribuida a la cultura de Monte Claro, estudios más recientes remontan el edificio al Bronce Medio (entre el siglo XV-XIV a.C.) y consideran que los dos ambientes serían cámaras interiores con bóvedas en hileras de corte trunco-ojival. A unos 100 m del nuraga, se extiende un pueblo de chozas que ha proporcionado materiales del Bronce Final (siglo X-XIII a.C.).