Paisajes impresionantes, playas de incomparable belleza, colinas cubiertas de viñedos y tesoros arqueológicos. Un vasto territorio, único en su género, caracteriza a Arzachena, una ciudad en Gallura a 25 km de Olbia, poblada en invierno por 14 mil habitantes. También hay camas en alojamientos en un lugar en constante progreso demográfico y económico, famoso por la Costa Esmeralda, un símbolo del turismo de élite nacido en los años sesenta del siglo XX. Contribuyen a la prosperidad náutica, la extracción de granito, un rasgo distintivo de la arquitectura del centro histórico, y las bodegas de renombre que producen el Vermentino de Gallura. Hasta el siglo XVII, el pueblo de Arzach era un pequeño grupo de casas reunidas alrededor de la iglesia de Santa María. Hoy es un triunfo de colores: plazas y fachadas de granito rosa y piedra blanca, escorzos floridos y espacios verdes salpicados de boutiques, delicias y artesanías. Alrededor de la ciudad los característicos stazzi, los asentamientos rurales convertidos en b & b y casas rurales, y muchos pueblos de un Municipio "joven", establecido en 1922. Los más importantes son Abbiadori, Baja Cerdeña, Cannigione, que una vez fue pueblo de pescadores, ahora un centro turístico, Poltu Quatu, moderno puerto deportivo en una ensenada tipo ’fiordo'. Y Porto Cervo, una joya arquitectónica integrada en el paisaje, el complejo vacacional más exclusivo de Cerdeña, un desfile de verano de yates y celebridades, vida nocturna y social, villas y hoteles de lujo, eventos de vela y de golf. Alrededor de paisajes salvajes, como Capo Ferro, y las innumerables playas de color esmeralda. Destacan Cala Granu y la superficie de “media luna” blanca y suave del Grande Pevero. Detrás se encuentran los cuidados campos del club de golf Pevero, frente a las islas de Li Nibani. El destino codiciado por los VIPs es el Piccolo Pevero, la mitad del tamaño del "hermano mayor". Luego están las preciosas calas de la bahía de Romazzino. Poltu di li Cogghj era la playa favorita del Aga Khan: es conocida como la playa del Príncipe, un arco de arena fina dividido por rocas rosadas. En el promontorio 'esmeralda' del lado opuesto se encuentra La Celvia, con fragmentos de conchas y polvo de cuarzo, con vistas a Cala di Volpe, un pequeño puerto donde se filmaron escenas del `Agente 007 - El espía que me amó'. Más al sur, aquí está el espectáculo de la playa esmeralda más bella, Cala Capriccioli. La vista se enriquece con los islotes del parque del archipiélago de la Maddalena: de Soffi, de las Camere y de Mortorio. A lo lejos, verá la costa de Liscia Ruja: ensenadas iluminadas por las blancas pinceladas de las velas. La playa principal es el escenario de una gran fiesta el 15 de agosto. Para cerrar la costa está La Suareddha, sugestiva y solitaria. Otras obras maestras se encuentran a lo largo de los 90 kilómetros de la costa de Arzachenese, incluyendo las "sedosas" extensiones de Tanca Manna y la espléndida Ea Bianca. Cerca de La Sciumara se encuentra Padula Saloni, un estanque poblado por la garza roja, caballero de Italia y halcón de pantanos, destino de birdwatching.

No sólo el mar y la mundanalidad, Arzachena tiene un pasado fascinante del que hay un rastro indeleble. En el casco antiguo se encuentra la montaña incappiddhatu (montaña con sombrero), una roca conocida como el Fungo, de forma original en el tiempo y utilizada desde el reciente Neolítico. Un paseo por el campo le hará descubrir un extenso parque arqueológico. El sitio más antiguo y famoso es la necrópolis de Li Muri, conocida como las "tumbas circulares". Entre los testimonios de la Edad de Bronce destaca el nuraga Albucciu, un edificio tipo `pasillo' escondido en un olivar. Alrededor del nuraga se encuentran los restos del pueblo y a 80 metros la tumba Moru, resultado de la transformación de un allée couverte en la tumba de los Gigantes. En las cercanías se encuentra el pequeño templo de Malchittu, `teatro' de ceremonias rituales. No hay que perderse La Prisgiona en el valle de Capichera, compuesto por nuragas trilobulados y un pueblo de un centenar de cabañas. Para concluir el recorrido arqueológico, hay dos tumbas de los Gigantes, construidas en varias fases entre la Edad Media y la Edad Antigua de Bronce: la tumba de Coddu vecchiu y la famosa tumba de Li Lolghi.