Cannigione es una playa situada en la localidad que lleva su mismo nombre, en el municipio de Arzachena.

Su arena gruesa y brillante está rodeada por una abundante vegetación mediterránea. La playa extiende hasta el puerto deportivo, con un color cielo en el agua y un fondo rocoso. Los preciosos atardeceres sin duda son un buen momento para disfrutar con los amigos.

Al sur de Cannigione está el estanque de Padula Saloni, donde anida la garza imperial, el calamón, la cigüeña negra y el águila pescadora, que entre las cañas, juncos y tamariscos encuentran su hábitat ideal.

En una visita a Arzachena descubrirá la fiesta de colores y edificios que muestran todo el estilo de la Costa Esmeralda. Roca, granito rosa y piedras blancas son sólo algunos de los materiales naturales que conforman la arquitectura de las casas. Por todas partes hay los espacios verdes, tiendas y comercios muy cuidados que reciben a la élite del turismo. Aquí se combinan las tiendas de lujo con las de artesanía local típica de la Cerdeña.