Contemplando al atardecer la imponente roca, que se eleva desde el mar a pocos metros de la costa, crece la maravilla: la luz del sol irradia desde la silueta de piedra caliza con todos los matices de amarillo y naranja. Pan di Zucchero es uno de los monumentos naturales más impresionantes y espectaculares de la isla, símbolo de la costa de Iglesias. El nombre proviene de la similitud con el famoso Pão de Açúcar de la bahía de Río de Janeiro y sustituyó ya en el siglo XVIII el nombre original sardo Concali su Terràinu. Se llega en bote o bote desde la magnífica bahía de Masua, un pueblo costero iglesiente a dos kilómetros y medio de distancia. Una vez cumplida la difícil tarea de llegar a las paredes rocosas, los amantes de la escalada, con el equipo y el apoyo de guías especializados, pueden escalar sus 133 metros: es el acantilado más alto del Mediterráneo. Desde la cima verá a los tres 'hermanos menores' al lado, dos llamados s'Agusteri y el Muerto, el más meridional. Los cuatro farallones de Masua son estructuralmente homogéneos y unidos, parte integrante del monumento: su color blanco-cerúleo destaca en la costa frente a la tonalidad violácea. Están compuestos por calizas cámbricas, químicamente casi puras, originadas por la erosión marina que ha generado el desprendimiento de tierra firme, precisamente desde la punta del acantilado se encuentra is Cicalas: el tramo de 300 metros de mar que las separa es a menudo intransitable.

Pan di Zucchero tiene una forma maciza y redondeada. Los fenómenos kársticos han perforado su superficie (menos de cuatro hectáreas) con escalones planos, generando dos cuevas en forma de túnel. Se abren a nivel del mar, de 20 y 25 metros de largo respectivamente, ambas hábitats de aves marinas, una de las cuales puede ser atravesada con pequeñas embarcaciones. Frente al islote se encuentra la desembocadura del túnel minero de Porto Flavia, suspendido mágicamente en medio de la escarpada pared rocosa. Es la extremidad más visible de un complejo futurista de túneles subterráneos que desembocan en un edificio excavado en el acantilado a principios del siglo XX. Desde aquí, los minerales se cargaban directamente en los buques mercantes. A los pies de la mina se encuentra la cueva de la Soffione, llamada así por el efecto de las olas que se arrastran en su cavidad y "rebotan" con grandes salpicaduras. Junto a las ruinas mineras está la pequeña playa de Porto Flavia: desde el pequeño lido, destino de los apasionados del buceo, brillará en sus ojos el contraste cromático entre el blanco-grisáceo de la caliza del gigante marino, el celeste y el azul del mar y el verde de un pinar de los alrededores.

Toda la costa de Iglesias tiene un encanto salvaje y una gran variedad de paisajes. No hay que perderse puerto Paglia y Nebida, otra pequeña aldea minera. A dos kilómetros al norte de is Cicalas se desliza el Gran Canal de Nebida: es un valle largo y estrecho, atravesado por un arroyo que desemboca en el mar en una hermosa cala 'a modo de fiordo', caracterizado por una pequeña playa y una serie de cuevas: al pie del acantilado la cueva del Gran Canal, túnel de 150 metros excavado por el mar que atraviesa el promontorio de lado a lado, a nivel de las aguas, bajo la muralla al norte se abre la cueva de lubinas. Más al norte están las ensenadas de Porto Sciusciau y la hermosa Cala Domestica, en el territorio de Buggerru. También se puede visitar el Gran Canal por tierra partiendo de Masua: un trekking tras las huellas del trabajo minero. La costa y, en general, la vida del Iglesiente han estado profundamente marcadas por la actividad minera. A finales del siglo XIX, la mina de Masua era una gran realidad minera, hoy en día el complejo incluye casas situadas en diversas elevaciones, colegio, hospital, iglesia y laboratorios, es un pueblo fantasma, escenario de la ruta minera de Santa Bárbara y parte del parque geomineral de Cerdeña, reconocido patrimonio por la UNESCO.