Situada en la costa sudoccidental, entre blancos acantilados calcáreos, la ensenada de Cala Domestica muestra su fondo de arena suave mezclada con guijarros aquí y allá. Alrededor de la playa se elevan dunas subiertas por la maquia mediterránea. La Cala Domestica está en una antigua zona minera: aún pueden verse las antiguas instalaciones mineras en las proximidades, los almacenes y los depósitos de minerales que se embarcaban, así como las diferentes galerías, como la que lleva a la llamada Caletta, una playa recogida e íntima, en la que desemboca un torrente. Enfrente, en la península calcárea situada al sur, se puede ver torre española. Es una zona muy apreciada por los aficionados a la pesca submarina.