'Es un pueblo antiguo y cerrado, donde permanece quizás más que en cualquier otro, los usos, las costumbres, las tradiciones populares más lejanas y la inteligencia y el valor de una vida tanto más energica que limitada, llena de capacidad expresiva, de potencia individual y de soledad.... '. Con estas palabras el escritor Carlo Levi refleja intensas impresiones de este fascinante y misterioso centro del Nuorese en su libro titulado "Tutto il Miele è finito", publicado en 1964. Orune está en un territorio protegido por las puntas de Cuccumache, Cuccureteti y Sant'Andria, dominando el valle de Marreri, en la Cerdeña centro-septentrional. La zona que rodea el pueblo, que alterna imponentes altiplanos de granito y valles profundos, está ocupada por grandes bosques de encinos y alcornoques bañados por manantiales.

Se encuentran vestigios arqueológicos que dan testimonio de los asentamientos humanos arcaicos desarrollados en el territorio de Orune. Además, tiene una generosa configuración natural de verdes extensiones para la ganadería e imponentes relieves de protección. Desde la corona de montañas que rodea el poblado deriva su topónimo, que proviene del griego "oros", es decir "montaña". Entre estos montes nació el ilustre intelectual sardo Antonio Pigliari, nacido en 1922 y fallecido en Sassari en 1969, del que provienen profundas y brillantes reflexiones sobre el mundo de Barbaggi, con sus códigos y ordenamientos de honor. En el interior del pueblo se levanta la elegante casa Murgia, un palacete patricio de principios del siglo XX. Se recomienda visitar los dolmen de Isthiti, que se levantan cerca de la tumba de los gigantes del mismo nombre, los menhir y Sas perdas 'Ittas. Estos monumentos arqueológicos se pueden visitar durante agradables paseos por las fuentes y pozos de templos, como el templo de pozo de Lorana, la fuente del templo de Su Lidone y el templo de pozo de Su Tempiesu, una verdadera y única joya de piedra traquítica. En el campo de los alrededores hay una serie de monumentos nurágicos y pueblos nurágicos: el monumento nurágico de Santa Lulla, de Su Pradu, Salile, Curtu, Ederosu, Serra de Mesu, Ila y el pueblo nurágico de Sant'Efis.

En Orune es muy conocida la actividad artesanal de la elaboración del corcho, tejido de tapetes y confección de trajes tradicionales. La vestimenta histórica de Orune ofrece vestidos de terciopelo y calzados elaborados hechos a mano. El pueblo es también famoso por su refinada tradición gastronómica, con su queso típico acompañado por pan carasau, carne de cerdo asado, cordero y cabra, cocido de carne de cabra con patatas y cebollas, pasta hecha en casa y sus deliciosos dulces. El 3 de febrero las calles del pueblo celebran la fiesta de Santu Biasu. el primer lunes de agosto, la fiesta de Su Cossolu. y el último domingo de agosto, la fiesta de Su Carmini, todas ellas animadas por participantes en trajes tradicionales: el masculino, elegante en su simplicidad. el femenino, decorado por un corpiño en paño rojo bordado. Destac por su alegría el rito de Sas animas, donde los niños van de casa en casa pidiendo frutas y dulces de la temporada.