Sobre una roca con vegetación, el pueblo de Monteleone Roccadoria pertenecía en el Medioevo a la familia genovesa de los Doria, que edificaron allí un castillo de sólidos muros, que más tarde estuvo bajo el dominio de los Aragoneses en 1436. Aún hoy se pueden ver las ruinas de una roca de siglo XIII, murallas, torres cortadas, muros de prisiones, una capilla y cisternas. El nombre del pueblo aparece por primera vez en un documento del Bajo Medioevo (1364) y su origen se relaciona con la famosa familia de Liguria. Cerca del poblado se recorta la Punta de Piedra Ettori, en la zona conocida como Pagada de sos Turcos, cuyo nombre recuerda la victoriosa batalla de los habitantes contra los turcos. El Monte Minerva, con una altura de 644 metros, es un imponente bastón desde la cumbre plana y horizontal y las paredes que se precipitan en el terreno. Hay varios sitios nurágicos y prenurágicos en los alrededores, como testimonio de una antigua presencia humana (2000-1800 a.C.).

Paisajes de ensueño rodean el pintoresco burgo medieval. Con un paseo en el Valle del Temo se pueden ver los caballos salvajes del legendario manto verde: los "caddos birdes", a los que debe su nombre la localidad "Sa urmira de su caddu 'irde", la huella del caballo verde. Destacan puntos turísticos en el pueblo, como las dos iglesias románicas del siglo XIII de San Estefano y San Antonio Abate. La primera se encuentra en el interior del pueblo, también parroquial, y se caracteriza por una planta de doble nave biabsidal. La segunda está en la periferia y los paisanos la llaman Sant'Antoni de su Fogu. El 17 de enero se celebra la fiesta de San Antonio Abate, con vino gratuito. El 3 de agosto se celebra la Fiesta de San Estefano, con procesión religiosa, baile público en la plaza y un concurso de poesía oral.