La iglesia se erige sobre una plaza cuadrangular dentro del centro histórico, que también alberga el Municipio y el Palazzo Vescovile, diseñada originalmente para ser el centro principal de la vida administrativa y religiosa de la ciudad.

La fachada de la catedral de Iglesias, de refinado diseño, y su imponente campanario caracterizan escenográficamente el espacio de la plaza donde se encuentra.

La estructura de la iglesia se puede datar en base a la evidencia epigráfica, que indica que se inició antes de 1284 y finalizó antes de 1288.

Del edificio del siglo XIII con aula de una sola nave, de piedra sedimentaria, sobreviven solo los restos murales en la fachada y los alzados laterales.

La iglesia sufrió varias transformaciones, incluyendo la ampliación del aula, la sobreelevación del presbiterio, la cubierta con bóvedas estrelladas y la construcción de dos pequeñas capillas laterales con bóveda de crucería. También se añadió dos amplias capillas cuadradas que hacen de transepto para la iglesia, dando a la actual planta forma de cruz latina.

La nave central, incluido el presbiterio, se subdivide en cuatro tramos cubiertos por bóvedas estrelladas nervadas. El amplio presbiterio es de planta cuadrada y es llamado "capilla mayor", como es habitual en las iglesias de tipo gótico-catalán.

La fachada inclinada se divide en tres órdenes. En el primero se abre el portal. A la izquierda, un epígrafe (una copia puesta para preservar el original) muestra las fechas de la estructura y un escudo heráldico con un águila, símbolo de la familia Donoratico.

Las paredes del transepto y del presbiterio están ocultas en gran medida por otros cuerpos de fábrica, mientras que en el lado izquierdo dos capillas suspendidas de planta semicircular sobresalen de las paredes.

La torre del campanario de caña cuadrada flanquea la fachada y alberga cuatro campanas, la más antigua de las cuales data de 1338.