Este oasis denominado "S'ortu mannu" (el gran huerto) se extiende en un área de unas 13 hectáreas, a los pies del castillo de Gioiosa Guardia, junto a Villamassargia, que se encuentra a 4 quilómetros. Es un bosque cubierto de olivos seculares, injertados entre 1300 y 1600, con la majestuosidad de unos troncos que se retuercen robustos y llenos de nudos, protegidos por la espesa y suave copa verdosa. Entre estos olivos, destaca Sa Reina (en sardo "La Reina"), que tiene un tronco de un diámetro aproximado de 16 metros, verdadero y único monumento de la naturaleza por su imponencia e importancia histórica. Los orígenes del parque datan de la época medieval, cuando los monjes benedictinos estalecieron el primer núcleo de "S'ortu mannu". La tradición cuenta que los Pisani pidieron plantar los olivos a la población local, concediéndoselos una vez plantados. No se sab si esta tradición es verídica o no. Aunque es un hecho que hoy en día el olivo forma un parque natural con unos 700 olivos pluriseculares, hasta hace poco tiempo muchos de ellos propiedad de los ciudadanos. Después del recorrido por "S'ortu mannu" en el municipio de Villamassargia, cada olivo está asignado bajo custodia de 99 años al respectivo propietario de origen: casi todas las familias protegen un ejemplar de este oasis, identificadas con letras en los troncos con las iniciales del cabeza de familia. "S'ortu mannu" es escenario de una celebración tradicional que se desarrolla el último domingo de octubre en Villamassargia: la Fiesta de los olivos. Es una interesante ocasión para quien ama la valiosa producción de aceite, que en Villamassargia encuentra un lugar privilegiado.