De su nombre deriva Iglesiente, el territorio protagonista de la epopeya minera sarda, de la que es el principal centro, poblado por 27 mil habitantes, así como sede episcopal, heredera de la antigua diócesis de Sulcis. Iglesias que, como en español significa 'iglesias'. No por casualidad: en un lugar con un pasado glorioso, sobre todo durante la dominación catalano-aragonesa (cuando era una ciudad real), la celebración de los ritos de Semana Santa destaca en formas y colores de la tradición española. Las procesiones de los Misterios de los martes y viernes santos son las expresiones más evocadoras. Entre las iglesias merecen una visita, la catedral de Santa Chiara (siglo XIII), la Madonna delle Grazie, la iglesia del Collegio, el templo jesuita y San Francesco, una de las arquitecturas gótico-catalanas más intactas y significativas de Cerdeña, que alberga un retablo de 1560. También son dignas de mención las ruinas de San Salvatore, uno de los pocos edificios bizantinos cruciformes (siglos IX-XI). Desde Iglesias se inicia el camino minero de Santa Bárbara: 400 km en 24 etapas, para recorrer a pie o en bicicleta de montaña, para descubrir la historia y la devoción de Sulcis. Otra tradición para vivir es el desfile histórico medieval, a mediados de agosto: músicos, abanderados y participantes desfilan con trajes medievales de los barrios históricos.

Las minas han sido durante más de un siglo, hasta mediados del siglo XX, la riqueza del Iglesiente. Hoy forman parte del patrimonio arqueológico industrial del Parque Geomineral de Cerdeña, reconocido por la UNESCO. El Museo de Arte Minero, ubicado en el Instituto Asproni, un edificio modernista de principios del siglo XX, y el Museo de Maquinaria trazan su evolución con una colección de minerales, plásticos, reconstrucciones de entornos mineros y una exposición de máquinas originales. Para conocer las minas desde el interior, se pueden hacer visitas guiadas a la fascinante Monteponi, una de las instalaciones mineras más importantes de Italia, en Nebida, a través de pozos, túneles, muelles y casas de mineros (habitadas en 1910 por tres mil personas, ahora un pueblo fantasma), incluyendo el lavadero Lamarmora (1897) en Masua y Porto Flavia, una obra futurista y revolucionaria que permitió la carga directa de minerales, un puerto suspendido en medio de una pared rocosa, desde donde se inicia un túnel de 600 metros de altura sobre el mar. A su lado destacan las maravillas de la costa iglesiente: el largo Porto Paglia, los farallones de Masua y Pan di Zucchero, un monumento natural de 132 metros de altura forjado por el tiempo, la pequeña playa de Porto Flavia y el Gran Canal de Nebida, un valle donde se hunden vertiginosamente muros de cien metros de altura, custodiando un tramo de mar azul y verde esmeralda. La costa escarpada con calas encantadoras es ideal para sesiones fotográficas. Después del mar, descubrirá las delicias de la cocina: desde el atún a los raviolis con patatas y menta, pasando por los postres a base de almendras, hermosos a la vista y agradables al paladar.