Iglesias surge a los pies de la montaña del Marganai, en la vertiente suroccidental de Cerdeña. Habitada desde la época nurágica, todavía son visibles en sus alrededores los lugres de Is Cadonis, Medau Mannu, Punta Sa Pannara, Santa Barbara, las domus de janas de San Benedetto, las tumbas de los gigantes de Genna Solu, Martiadas y el templo de Serra Abis.

Desde siempre, ha sido una ciudad conocida por su actividad minera. A día de hoy, sus minas constituyen un patrimonio arqueológico industrial reconocido por la UNESCO.

Iglesias es conocida por sus innumerables iglesias. Se recomienda visitar la catedral de Santa Chiara, originaria del siglo XIII, pero también las iglesias de la Virgen de las Gracias y de San Francesco, con el convento del siglo XVI.

De particular interés son el Museo del Arte Minero y el Museo de las Máquinas, que contienen grandes máquinas de minería. También se pueden visitar con guía las diferentes minas, entre ellas Monteponi, San Giovanni y Masua.

Es muy sugerente el complejo natural del Monte Marganai, un bosque que contiene un bellísima flora. El 15 de agosto, se celebra l’Assunta, con la procesión de los Candelieri.

En agosto, también tiene lugar el Torneo de la Balestra y el característico Corteo Medieval. Iglesias participa en la exposición regional Monumentos Abiertos en el mes de mayo. Los visitantes, guiados por grupos, asociaciones y escuelas, pueden visitar gratuitamente monumentos civiles y religiosos, además de los principales lugares mineros.