Arborea nace en el centro del estanque de Sassu recién saneado, en 1928 como Pueblo Mussolini, rebautizado Mussolinia de Cerdeña en 1930, y finalmente con el nombre actual en 1944, tras el fin del fascismo. Inmerso en el verde de los campos, el pueblo está habitado por colonias sobre todo procedentes del Véneto, con una estructura típica de las ciudades de fundación fascista, con edificios marcados por un gran eclectismo. Las avenidas con árboles, las casas de dos pisos de estilo liberty y neogótico, todo ello rodeado de un paisaje verde. Los edificios públicos (la escula, el hotel y el palacio del Municipio) están frente a la plaza Maria Auxiliadora, donde está la iglesia parroquial de estilo tirolés.

En el Palacio Municipal se muestra la Colección Cívica Arqueológica: una colección de restos procedentes de la necrópolis romana de S'Ungroni. La zona es de gran interés también por su naturaleza y su fauna: en el estanque S'Ena Arrubia, en la costa, habita un gran número de aves palustres. En la Marina d'Arborea, casi frente a la playa, se extiende un maravilloso y extenso pinar. A unos 9 km está el burgo de pescadores de Marceddì cerca del estanque, dominado por la Torrevecchia del siglo XVI. Aparte de la pequeña ciudad, con sus características arquitectónicas, se recomienda la visita a la bomba de agua de Sassu, inaugurada en 1934, con su destacada altura y sus formas modernistas y futuristas tan innovadoras. Entre los productos enogastronómicos más conocidos, están los lácteos, sin olvidarnos de los productos hortifrutícolas como las fresas. Cada año, el primer domingo de mayo, se dedica una fiesta a las fresas. El último domingo de octubre se celebra la fiesta de la polenta, con degustaciones de la conocida comida véneta, con queso, salsicha y guiso de carne.