Imagínate descubrir las tradiciones materiales e inmateriales y la historia moderna de un pueblo, todo en un mismo lugar. Este sitio existe, en Nuoro, en un complejo de edificios que alberga el Museo de la Vida y de las Tradiciones Populares Sardas, antiguamente llamado ISRE (Instituto Superior Regional Etnográfico), que presenta la exposición etnográfica más completa de la isla. Diseñado por el arquitecto Antonio Simón Mossa y construido entre los años cincuenta y sesenta del siglo XX en la colina de San Onofrio, actualmente es uno de los museos más visitados de la isla, gracias a la cuidada presentación de las tradiciones culturales y artesanales sardas. El recorrido por el museo pasa por tres áreas divididas en seis salas. Podrás conocer de primera mano los signos tangibles de la cultura sarda: trajes de principios del siglo XX, tanto los de uso cotidiano como los que se usaban en las ceremonias -protagonistas también de la fiesta del Redentor, la fiesta principal de Nuoro-, productos textiles hechos con telares tradicionales, una completa colección de joyas, amuletos, armas y herramientas, sesenta instrumentos de música popular sarda (incluyendo juguetes sonoros) y máscaras de carnaval de madera relacionadas con los arcaicos ritos paganos, acompañadas de cencerros y pieles de oveja. Así, podrás admirar Thurpos y Eritaju de Orotelli, Boes y Merdules de Ottana y Mamuthones e Issohadores de Mamoiada. El museo también ilustra los antiguos sabores sardos exponiendo más de 600 variedades de panes tradicionales, algunos de los cuales son verdaderas obras de arte. El museo dispone de un salón de actos que se utiliza para exposiciones temporales, conciertos, representaciones teatrales y festivales internacionales de documentales. Te fascinarán las películas etnográficas producidas durante el festival internacional bienal de la filmoteca, así como las imágenes del archivo fotográfico de antropología visual.

El museo está descentralizado y cuenta con varias sedes: además de la sede principal de la calle Mereu, en las afueras, hay varios museos temáticos ubicados, en el centro de la ciudad, que crean un itinerario diseminado por todo el territorio que permite profundizar en la identidad sarda. En el barrio histórico de Seuna, se encuentra la casa natal de Grazia Deledda, el sitio literario más importante de la ciudad, que conserva intacta la memoria de la autora que abrió al mundo las fronteras sardas. Luego, podrás sumergirte en más de treinta mil volúmenes de la biblioteca especializada en etnoantropología y museología. Nuoro es la Atenas de Cerdeña, donde se puede hacer un fascinante viaje cultural. Muy cerca de la catedral de Santa María de las Nieves, hay un bellísimo punto panorámico desde el que se accede al TRIBU Spazio per le Arti-Museo Ciusa, que expone las esculturas de Francesco Ciusa, ganador de la Bienal de Venecia (1907). El artista, la premio nobel Deledda y los escritores Salvatore y Sebastiano Satta dieron fama a la ciudad. Muy cerca se encuentra el famoso MAN, Museo de Arte de la Provincia de Nuoro, que alberga exposiciones temporales internacionales y permanentes de artistas sardos del siglo XX.