La cala de Stagnali, frente a La Magdalena, se caracteriza por sus aguas poco profundas y sus numerosas rocas que surgen del mar. Es un refugio seguro para los barcos, sobre todo en la parte septentrional, y dispone de un pequeño puerto construido con fines militares para el suministo de la isla, que actualmente lo utilizan pescadores y navegantes.