La playa de Santa Maria, en el Golfo de Orosei, tiene un lecho marino de arena dorada bastante fina mezclada con conchas y piedras oscuras que surgen del mar. Tras ella está , la desembocadura del río Cedrino, rodeada de adelfas, y muy cerca la iglesia medieval pisana dedicada a la Virgen que también da nombre a la playa. Sus aguas son muy transparentes.