Cinco kilómetros de arena dorada y blanda, mar azul y límpido y fondo marítimo poco profundo, ideal para los niños. La Caletta es una larga y amplia playa que empieza en el homónimo pueblo, vecindario de Siniscola, uno de los principales centros de la Baronìa, y se extiende hasta la laguna de su Graneri. Una pineda rodea la ‘playa grande’ - llamada así para distinguirla de las otras playas del municipio - separada de la contigua playa de san Giovanni de Posada por el moderno puerto turístico de la Caletta, que ofrece una amplia gama de servicios: escuela de vela, surf y submarinismo, alquiler de equipos, excursiones en barca o lancha.

El litoral a menudo está batido por el viento por lo que no es casualidad que la ‘playa grande’ esté equipada para practicar kitesurf y windsurf entre otros deportes. La Caletta cuenta con un amplio aparcamiento, ideal para autocaravanistas y campistas, y en los alrededores hay alojamiento para todos los gustos. El pueblo cuenta con todo tipo de servicios, incluido alquiler de coches y bicicletas, restaurantes, pizzerías y bares.

Por treinta kilómetros, en la costa de Siniscola se alternan paisajes de rocas pulidas con playas de arena blanca. La Caletta ocupa casi la mitad de los 12 kilómetros totales de arena fina. Hacia el sur, está Santa Lucia, otro típico pueblo de pescadores, en este caso procedentes de la isla de Ponza, fundado alrededor de una torre aragonesa del s. XVI. Luego, está la llamada ‘playa del confeti’, s’Ena e Sa Chitta: tres kilómetros de arena blanca, cerrada por escollos cerca de un antiguo faro delante del cual destaca la pequeña isla Rossa. Un poco más al sur está el cabo de Comino con sus blancas dunas y enebros centenarios. Siguiendo, podrás admirar primero Bèrchida, para muchos la playa más bonita del mundo, y, luego, el oasis de Bidderosa, otro lugar mágico. Es un bosque costero de más de mil hectáreas, orgullo de Siniscola por su variedad de flora y fauna, que se asoma a cinco caletas, entre las cuales destaca la playa de Bidderosa.